Criaturas y monstruos míticos de la mitología griega

La mitología griega está llena de criaturas monstruosas nacidas en la imaginación de los antiguos griegos. Criaturas indescriptibles, pero eran una combinación de seres que ya eran conocidos por los humanos. La mayoría de ellos son repulsivos, amenazadores y están llenos de maldad, usualmente malos y desgracias, los monstruos mitológicos en la antigua Grecia dieron origen a leyendas, historias enriquecidas y sobrevivieron hasta nuestros días a través de escritos y hallazgos arqueológicos (estatuas, columnas, ánforas, jarrones, etc.

En este artículo presentaremos algunos de ellos.

Las Harpias

Hijas de Tauranga y Electra, una de las Océanos, las Harpias eran criaturas aladas que desde el medio y por encima tenían un cuerpo de mujeres, y desde el cuerpo del medio y el bajo de un ave, plumas y uñas largas y traviesas. Pobre y vengativo, disfrutaban robando varios objetos, mientras que los antiguos demonios, los recolectores de almas y los delitos menores eran considerados por los antiguos. Vivieron en los confines del océano, destruyeron los barcos que asaltaron, tomaron a los marineros y los llevaron al reino de Hades.

Gorgona o Medusa

 

La Gorgona o Medusa fue una de las tres sirenas, las otras dos fueron Sithinos y Eurialis, la única mortal de sus tres. Era muy bella, una mujer normal. Sus armas más impresionante era su mirada, aquel que las mirase directamente,  se convertirán en piedra. Una vez que Polidex, el rey de Serifos, le pidió al héroe Perseo que trajera la cabeza de Medusa, con la esperanza de que fuera víctima de ello. Perseo, sin embargo, logró, con la ayuda de la diosa Atenea, decapitarla usando su escudo, mirando su imagen en ella, y no directamente en sus ojos. Para deleitar a la diosa, el héroe le ofreció la cabeza de Medusa, y ella la usó para adornar su escudo.

Cancerberos

 

Uno de los monstruos más famosos de la mitología griega, Cancerberos, fue un perro tremendo con tres cabezas y cola de serpiente, hijo de Typhon y Ehdina, hermano de Lernaia Hidra, y por supuesto, la impresionante guardia en la entrada del Hades. Dio la bienvenida con dulzura a las almas de los muertos, pero no permitió que ninguna de ellas volviera al mundo de los vivos. El rey Euristeus confió su exterminio a Hércules, como su última y más difícil hazaña. Hércules fue el único que finalmente cautivó al notorio Cancerberos. Además, Orfeo logró dormir al terrible perro con la dulce música de su luz y así llevar a su esposa, Eurídice.

Lamia

La otra bella princesa libia se transformó en un terrible monstruo de las manos de Hera cuando esta última se dio cuenta de que Zeus estaba enamorado de ella. Después de matar a los niños que había engendrado con él y de condenarla a dar a luz a niños muertos, convirtió a Lamia en un demonio con un cuerpo de mujer en el medio y arriba a una serpiente, en el medio y abajo. También la condenó a perseguir y devorar a los niños pequeños de otras mujeres, ya que ella había perdido el suyo. Lamia también vivía en lugares desiertos, y después de darles a los jóvenes viajeros sonidos seductores y susurrantes, les chupaba su sangre y se comía los despojos.

La Hidra de Lerna

 

La Hidra (de la familia conocida, Cancerbero) era un monstruo acuático características de reptiles y nueve cabezas de serpiente. Una vez que alguien cortaba a una de ellas, inmediatamente brotaban dos nuevas, mientras que su sangre era venenosa. Vivía en Lerna, Argolida, desde donde tomó su nombre, y torturaba a los habitantes de la zona mientras mantenía abierta una de las Puertas del inframundo. Al igual que su hermano monstruo, también fue exterminada por Hércules, quien empujó las flechas de sus flechas hacia su sangre, convirtiéndolas en armas de doble asesino.

Minotauro

 

Cuando el rey Minos intentó engañar al dios Poseidón, sacrificando un toro viejo en lugar del mejor toro de Cnosos, el dios lo reprendió al poner al toro a un lado con su esposa, la reina Pasifae. De esta unión nació el Minotauro , que tenía un cuerpo humano y una cabeza de toro. Minos le ordenó al arquitecto Daidalos que construyera el famoso Laberinto donde fue encarcelado. Cada año, siete jóvenes eran enviados a Atenas como alimento para el Minotauro, en aquellos días Teseo viajó con ellos y finalmente logró exterminar a esta criatura mítica y salir del laberinto con la ayuda de la princesa Ariadna.


Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Manuel Lara Coca .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Don`t copy text!