Mitos y leyendas de todo el mundo

Diosa Griega Hestia

Diosa Griega Hestia

Hestia la diosa griega del fuego sagrado

Hestia era la diosa de la generación del Olimpo, hija de Cronos y Rea y hermana de Zeus, Poseidón, Hades, Deméter y Hera. También era diosa del hogar, la arquitectura, la familia y el Estado.

Fue reconocida como jefa de las diosas y era la más influyente y la más reverenciada de las diosas griegas.

No obstante, aunque la diosa Hestia fue una vez la más importante de las diosas griegas, esta fue una diosa desconocida. Su nombre significaba “la esencia de la verdadera naturaleza de las cosas”.

.

Los eruditos a menudo se refieren a la diosa Hestia como “la diosa olvidada”. Debido a su asociación con la hospitalidad.

A diferencia de las otras diosas griegas, Hestia no tenía una “historia”. . . Hestia no era demasiado importante en la mitología griega, Homero, autor de la Ilíada y la Odisea, no la mencionaron. Lo mismo pasa con Hesíodo, y Ovidio no aparece en sus obras ni dicen nada sobre ella. Se conoce muy poco de ella y son pocas aventuras para narrar, ella simplemente era “La diosa griega Hestia”

Existen pocas imágenes de la diosa Hestia. Sus símbolos, era la llama sagrada y el círculo, por lo general se utilizaban para representar  a la diosa Hestia en obras de arte.

Hay historias breves relacionadas con la diosa, pero son muy pocas fuentes para aleccionar. Es sus rasgos, no sus acciones, la mayoría la definen como una diosa: indulgente, pacífica, serena, digna, tranquila, segura, estable, acogedora, y, por encima de todo, justa.

De todos los dioses del Olimpo y diosas, Hestia fue la primogénita. Y también la última. Esto tiene una explicación.

.

Sus padres fueron los Titanes, Cronos y Rea. Fue su primera hija. Pero como hemos relatado en este mito, Cronos, temeroso de que una profecía se hiciera realidad,  de que uno de sus hijos usurparía su trono. Esa es la razón  de que fuera la primera primogénita en ser devorada por su propio padre “La diosa Hestia” Así Cronos lo hizo con el resto de los hermanos y hermanas que la siguieron, pues el dios Cronos quería evitar que se cumpliera la profecía..

Tras el nacimiento de Zeus, la diosa Rea, viendo el comportamiento que tenía Cronos,  engañó a su marido y en lugar de darle a comer a Zeus le dio una piedra envuelta en pañales, lo que le hizo vomitar a todos los bebés que había tragado. La última  que fue vomitada fue Hestia. Por lo tanto, de la diosa se dice muy a menudo que “Hestia, fue la primera y  la última” en nacer.

.

La diosa Hestia creció en gracia y belleza y muy pronto llamó los dioses Apolo y Poseidón quisieron pedir su mano en matrimonio. Pero Hestia esas proposiciones no la llamaban la atención, ella no quería ser como Afrodita, la diosa del amor, no quería hacer lo mismo que su hermana llevar una vida de romance y matrimonio, no fueron sus maneras, así que  ella juró  a Zeus que no iba a casarse.

Más que nada, quería seguir un camino que fuera fiel a sus principios y se dejó llevar por su  naturaleza y esa fue su propia elección.

A ella no la llamaba especialmente la atención ser poderosa, ni tampoco quería correr arriesgadas aventuras, como Atenea y Artemisa, las otras diosas vírgenes, es decir, que no estaban casadas. Era feliz cumpliendo sus designios  y cumplió, siendo “la tía Hestia”, y disfrutó de estar al servicio de su familia y de la comunidad.

Zeus, en agradecimiento por el comportamiento de su hermana con la comunidad, anuncio que Hestia había evitado una posible guerra entre los pretendientes rivales, no solo había apoyado el deseo de su hermana la diosa Hestia, sino que respeto su deseo en que permaneciera soltera , haciendo por decretó que el nombre de Hestia debería ser mencionado por vez  primera en toda oración y que ella debería ser obsequiada con la primera de cualquier sacrificio y debía de ser honrada en los templos de cada una de las deidades olímpicas.

De esta manera Hestia, quedó conforme con lo que Zeus promulgó y él mismo la entregó las llaves de la casa de la familia “El Olimpo” y le ofreció el cargo de gerente, y con ella la responsabilidad de dirigir esta gran propiedad, mientras que el resto de los dioses y diosas vagaban por el resto del mundo realizando todo tipo de aventuras.

.

Fiel a su naturaleza, Hestia se quedó en casa, sin dejar nunca “El Monte Olimpo”, siempre estaba ahí para dar la bienvenida.

La diosa Hestia siempre se mantuvo al margen de las peleas que fueran surgiendo fuera del “El Olimpo” nunca se involucró en las luchas y las conspiraciones de los otros dioses y diosas.

Ella no juzgaba, ni perdonaba, su amor era incondicional  e inspiraba confianza a cambio. Confiable y cariñosa, Hestia siempre estuvo, cuando la necesitaron, les ayudó a controlar sus vidas que eran sin duda más emocionante que las de ella.

Una de las responsabilidades más importantes de Hestia como la guardiana del Olimpo fue la de tener toda la ropa y el equipo siempre listo y en buen estado a los huéspedes del Olimpo. Otra cosa era que la despensa siempre debería estar llena, así que no podía faltar comida y el vino en la mano de cualquiera de los dioses cuando regresara de sus aventuras.

.

Como guardiana de la llave de todos los suministros, Hestia gestionaba de forma eficiente la casa grande, era de total fiabilidad  y muy práctica.

En una fuente se cita que Príapo intentó violarla mientras ella dormía y cuando se acercaba a la cama, un burro  comenzó a rebuznar alto, para despertar la adormecida Hestia. Sus gritos despertaron los otros dioses y diosas y enviaron cayendo la vergüenza ante todos los dioses a Príapo mientras trataba de huir.

Hestia es también conocida como la creadora del concepto de “santuario”. Era una ofensa a Hestia la de rechazar la hospitalidad a un extraño. Que los necesitados debían ser resguardados y protegidos de los malos tratos fue reconocida por los seguidores de Hestia como una obligación sagrada.

Se hizo especial hincapié en la necesidad de no “aprovecharse” de un huésped femenina, presumiblemente como resultado de la experiencia de Hestia con Príapo.

Hestia se mantenía en contacto muy  a menudo con su amigo y vecino Hermes, el dios de la comunicación y los viajes. Los dos eran polos opuestos. Hestia era poco habladora y salía poco de casa, mientras que Hermes, no paraba en casa  y tenía el “don de la palabra” y viajaba hasta los confines más lejanos del mundo.

Era evidente de que una unión entre estos dos dioses, hubiera sido un disparate y claramente no podrían haber tenido éxito, los dos compartieron grandes fuertes lazos de amistad. Tienen un himno dedicado  a la pareja, se les describe juntos en los himnos homéricos (editado por HG Evelyn-White):

Hermes era un ser  optimista y ayudaba al que lo necesitaba, y Hestia, era venerable y querida. Van a vivir en esta gloriosa casa de la amistad juntos, para conocer las acciones nobles de los hombres, y ayudar con su sabiduría y fuerza.

El círculo simbolizó en Hestia, su contraparte, la diosa “completa”, “la diosa que era todo “, “completaba en sí misma”. Hestia fue vista, no solo psicológicamente “centrada”, sino también como la representación del centro, el centro de la casa y la familia, la ciudad, e incluso el propio mundo.

La fuente del fuego sagrado de Hestia se piensa que es la lava fundida que arde en el centro de la tierra, unida por un “cordón umbilical” llamada los Oomphalos a la ciudad de Delfos, un territorio de un inmenso conocimiento y una gran voluntad espiritual.

Su ayuntamiento fue construido alrededor de un fogón para honrar a la diosa Hestia, era un lugar de encuentro para los ciudadanos, en el que se reunían  para discutir los asuntos de la comunidad, fue precursor de la democracia occidental.

La llama viva de Hestia se mantenía encendida  constantemente y nunca se  permitió que se apagara, porque representaba la voluntad  la energía de toda la vida y dejar que la llama se apagara, era invitar a la humanidad, a una existencia fría y estéril. El fuego de Hestia lo fueron dividiendo y repartiendo entre sus templos desarrollando nuevos “subdivisiones, el fuego se llevó desde el hogar de la ciudad para encender el fuego de la nueva comunidad, asegurando su prosperidad y así se garantizaba que la llama se mantuviera encendida y nunca se apagara. Del fuego de la diosa Hestia, proviene la antorcha olímpica,  es solo un ejemplo de la llama viva que ha sobrevivido hasta nuestros días, a pesar de que rara vez se recuerda que originalmente la llama se dejaba encendida en honor a la diosa griega Hestia.

También formaba parte de los rituales que hacían los novios al encender una vela junto a las llamas de dos candelabros para simbolizar la creación de la “nueva familia” de sus dos familias “antiguas” derivadas de la antigua práctica de llevar la llama de Hestia de la casa de la madre de la novia con el fin para asegurar la bendición de Hestia en la unión.

Cada casa tenía un hogar que era bendecido y dedicado  a la propia diosa, y cada día comenzaba y terminaba con un ritual en el que se solicitaba a la diosa, que no faltara en su hogar la protección, el alimento de la familia dentro.

Hestia intentaba que las casas deberían ser construidas desde el centro hacia fuera, para mantener protegida la llama sagrada, era la diosa de la Arquitectura.

.

Todos los niños que nacían eran llevados a un círculo, colocándolos alrededor del altar de Hestia para asegurar sus bendiciones, como parte del ritual. En el centro  de cada hogar había un altar a Hestia, que era una chimenea donde se reunía la familia.

Desde el punto de vista de Hestia, una casa debería ser realmente  un lugar donde  cuerpo y  espíritu se relajara y las relaciones se mantuvieran, un sitio  para “volver a casa” después de la exposición al frío y el caos del mundo exterior.

Por eso a  Hestia se la asociaba con “la calidez de la chimenea acogedora del hogar”. Del mismo modo que las llamas brillantes del hogar nos calman con su calor , con  la luz que brilla intensamente, la diosa Hestia nos da la seguridad, la paz, y la comodidad y nos ayuda a aceptar la verdad de nuestras vidas con la gracia interior.

Estas son las entradas de mi blog dedicadas a Mitos griegos cortos

Escritora y Mitóloga española. Es Diplomada en Mitología por HarvardX, Plataforma digital de la Universidad de Harvard , donde estudió con el Prof. Gregory Nagy y por la Universidad de Pensilvana en Coursera donde estudió con el Prof. Peter Struck.

Deja un comentario

MitosGriegos


El club del libro
No al plagio

no al plagio

Safe Creative #1405040123075
Mitos griegos cortos y demás en contra del plagio

Este blog "Mitos griegos cortos "

Está en contra de aquellos que copian lo ajeno,

robando todo aquello que no es suyo sin permiso.

NO OS ATRIBUYÁIS LO QUE OTROS CREARON.

SÉ CREATIVO, SI COPIÁIS ALGO TENÉIS QUE CITAR EL AUTOR DE LA OBRA.

INCLUIDO ESTE TEXTO.

TODO LO PUBLICADO AQUÍ ESTÁ ANTES REGISTRADO.

¡GRACIAS!

En contra del aborto
Esta red está en contra del aborto y a favor de la vida humana.