Apolo dios griego olímpico de la música

Apolo dios griego olímpico de la música

Apolo dios griego de la música, de las bellas artes, de la inspiración y de  la medicina perteneció a la segunda generación de los dioses del Olimpo. Fue el fruto de una peculiar historia de amor entre Zeus y Leto, diosa principal de la Licia anatolia, su templo, el Letoon estaba situado muy próximo de Janto, cerca de la confederación licia de ciudades estado. La gente de Cos reclamaba a Leto como suya…
Leto era hermana gemela de Artemisa. Al suroeste de Anatolia, en la actualidad Turquía,  se haya situado el santuario principal de la diosa Leto. Sus gentes le pedían a los mandatarios supremos que la reconocieran como su diosa, porque ellos la tenían que adorar en sus templos.
Apolo destacó por muchas cosas, entre ellas se muestras las más importantes:

    • Era el dios de la luz, de la música, también era de la poesía y de la inspiración poética.
    • Era el dios de la medicina, tenía el don de curar a los que agonizaban si le pedían a este dios que les sanara.
    • Como también tenía el poder de propagar epidemias en las que morían gran parte de los habitantes.
    • Este dios del Olimpo tenía el pode de ver el futuro y podía predecir lo que iba a pasar antes de que sucediera.

La violación de Zeus a Leto

Un día que Leto estaba corriendo despreocupada  por toda la tierra, disfrutando de sus llanos, de sus montes de sus mares, Zeus,  aprovechándose de que Leto no estaba atenta a lo que ocurría a su alrededor, la poseyó, quedándose embarazada de Apolo.
Hera al descubrir la nueva infidelidad de Zeus, se negó a acoger a Leto en sus dominios, pero  le ofreció a Leto una pequeña isla flotante, llamada  Ortigia que estaba situada en la Isla de codorniz. Asteria, accedió dar asilo a desafortunado Leto.  Zeus acepto el trato que le ofreció Asteria  con muchos recelos, ya que esta isla, no tenía recursos suficiente para poder dar de comer a los animales como ovejas, bueyes, no había nada,  ni la fruta que necesitaban los osos u otros árboles. Así que Asteria, ayudando de esta manera a Leto no temía las consecuencias que pudiera generar la ira de la diosa Hera, porque en la isla no había nada con que sobrevivir.

Nacimiento de Apolo

Cuando tuvo lugar el nacimiento de Apolo, Los dolores de parto  de su madre Leto llegaron a ser tan insoportables que al alargase hasta nueve días enteros. Nueves días en la que la diosa Leto se pasó día y noche, tendida sobre la raíz de un árbol de palma, único árbol que había en la isla, Allí Leto se pasó padeciendo los dolores del parto, esperando que naciera su hijo, pero era tanto el dolor que sufría, que no soportando esa cruel tortura, suplicó a la propia Hera para que le dejara  dar a luz a sus hijos. Esta pedida de ayuda lo oyeron Atenea, Deméter, Afrodita, y otras diosas menores y en seguida acudieron en su ayuda, pero no pudieron hacer nada sin tener el beneplácito de Hera. Era Ilithyia la diosa de los nacimientos exitosos en el Olimpo, la que podía hacer algo para ayudar a la diosa Leto.
Al comprobar Leto que todo los intentos por los dioses para que está por fin pudiera tener a sus hijos,  mandaron el mensajero de los dioses “colorido Iris”, para pedir a Hera que permitiera que este parto llegara a buen fin,  pero para que Hera quedara satisfecha, tenía que recibir algo a cambio de este favor.  El mensajero de nombre “Colorido Iris”le entregó un collar de una perfección y hermosura excepcional, era de oro y ámbar fue construido en el taller del gran artesano del dios Hefestos.  Este regalo calmó la ira de la propia Hera, que envió a Ilitía a Delos. Leto se encontraba cansada  y agonizante después de tantos días de. Entonces Leto, pudo hacer un último esfuerzo, se  arrodilló en la raíz de la palmera y  así en esta postura, dio a luz primero a Artemisa e inmediatamente después a Apolo. En el momento del nacimiento del dios, unos cisnes sagrados sobrevolaron la isla haciendo siete círculos, porque nacieron en  el séptimo día del mes.

Apolo dios griego  olímpico de las bellas artes

Cuando Leto por fin pudo parir a sus hijos, comprobó que no le quedaba tiempo suficiente para amamantar al recién nacido dios. Una vez que nació Apolo,  de la boca de Leto goteaba unas gotas de néctar y un pequeño trozo de la ambrosía de los dioses y el milagro ocurrió. El bebé comenzó a crecer rápidamente y los pañales pronto se desprendieron de su cuerpo. Transformándose en un hermoso dios, de gran estatura, ojos azules y con unos rizos rubios largos. Por lo tanto, él tenía muchos romances con ninfas y mortales. Muy pronto fue la admiración de todos.
Le encantaba la ninfa Dafne, hija del dios del río Peneo de Tesalia. Era una muchacha muy hermosa y muchos héroes conocidos pidieron a Peneo la mano de Dafne. Dafne Sin embargo, era una ninfa despreocupada, acostumbrada a hacer su voluntad, por eso no escuchaba nunca los consejos que le daba su anciano padre, y prefería cazar en los bosques, acompañando a la diosa Artemisa. Las diosas deslumbradas por la belleza de Apolo, lo admiraban en la isla. Justo después, Apolo corrió al monte olimpo para obtener la bendición de su padre todopoderoso, y también para cumplir con el protocolo con los otros dioses.
Zeus le dio la bienvenida a su hijo y también le ofreció muchos regalos de incalculable valor y belleza. Entre ellos, había una mitra de oro adornada con rubíes y esmeraldas, que representaban el poder de Dios y llevaba tallada sobre los sucesos y acontecimientos en la convivencia de los olímpicos. Zeus también le regaló una lira, que se sabe que Apolo apreciaba mucho y cada vez que él la tocaba, con su melodía cautivaba a los dioses y los hombres. Además, Zeus también le entregó una hermosa carroza con siete cisnes blancos de gran pureza, que podían trasladar  al dios a cualquier lugar de la tierra o el cielo que él quisiera.
Con la llegada de Apolo al olimpo, Zeus inmediatamente ordenó a Horae para que le organizara un gran banquete, en el que no faltara, una mesa con el rico néctar de  ambrosía al nuevo dios en el Monte Olimpo. Una fiesta gloriosa que duró hasta el amanecer. Apolo como gratitud a este recibimiento, tocaba la lira, Harmonía, Hebe, Afrodita y Artemisa bailaban. Poco a poco se fueron animando el resto de los dioses del olimpo, como  Hermes y Ares.
En el monte olimpo todo era una fiesta, se vitoreaba el regreso del gran dios. No faltando canciones de todo el mundo, las fuentes de agua eran más claras. Las ninfas y hadas de los ríos y lagos celebraban días enteros y  las noches en las montañas eran más claras. Todos los años en Delphi, se celebraba por estas fechas este retorno con la matanza, o sacrificios colectivos de cien animales.
Una vez, cuando Apolo la conoció, fue deslumbrado por su belleza y quería hacerla su compañera. Sin embargo, la ninfa Dafne no respondió a la llamada del dios y huyó a la montaña. Durante días y noches enteras Apolo persiguió entre los arbustos y matas, gritando el nombre de ella, pero Dafne, no hizo caso a sus llamadas, pues Apolo estaba transformado y no reconoció a su brillante novio Apolo honrado por los dioses y los mortales. Sin embargo, el momento en que estaba a punto de ponerse al día con ella, la novia le pidió a su padre para salvarla de la abrazo del dios. Entonces Peneo compadeció de su hija,  la transformó en el árbol del mismo nombre. Piernas de Dafne se convirtieron en las raíces del árbol de laurel. Su cuerpo se formó el tronco del árbol. Sus brazos se transformaron en las ramas del árbol. Por último, el pelo se convirtió en las hojas del famoso árbol. Apolo llorando desconsoladamente abrazó el árbol y después de no mezclarse con la novia mientras ella estaba viva, prometió que en adelante el laurel sería su árbol sagrado y él siempre llevaría una corona de laurel.
Apolo era generalmente el dios de la música y la poesía. Aun así, Apolo era un dios guerrero con arcos de oro y flechas que podrían enviar su venganza desde muy lejos.
Los animales sagrados dedicados a Apolo eran el lobo y el ciervo. Sus pájaros sagrados eran el cisne, el buitre y el cuervo. Finalmente, su animal marino favorito era el delfín, cuyo nombre es una reminiscencia de Delphi, el principal santuario de Apolo. El Laurel fue eminentemente la planta sagrada del dios.
Apolo era la personificación de la luz y el sol. Representó a las artes, la música y la poesía, que fueron tanto amadas y cultivadas por los antiguos griegos.

Código de registro: 1509265238009
Fecha de registro: sep-2015 16:23
Safe Creative #1509265238009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *